- Acerca de "Cuenta a cero" -

"Cuenta a Cero" es el título de mi libro. Es un libro que vengo escribiendo desde hace mucho tiempo (años), y lo seguiré completando. Está compuesto de poesías, prosas, pensamientos, reflexiones, y muchas cosas más.

Todos los temas están contenidos en tres secciones:

1) Música: como durante un buen tiempo de mi vida fui músico, compuse una buena cantidad de obras, tanto en letra como en melodía. En ésta sección plasmo lo que serían mis músicas expresadas en poesía, prosa, pensamientos, etc. Entre los comentarios encontrarán las letras originales.

2) Romance Alfa: todo lo referente al amor, principalmente poesías.

3) Caja de sorpresas: Temas más profundos (desde mi punto de vista), que si bien podría tratarse del amor y aparecer en la sección anterior, está tratado desde un punto más reflexivo, filosófico... como su nombre lo indica, es una verdadera caja de sorpresas.

Tanto el libro en sí, como cada sección, cuenta con una introducción. Para guiarse por las secciones, es cuestión de usar las etiquetas. Gracias a las mismas podrán manejarse por las introducciones así como por los temas de cada sección.

Lo estoy publicando aquí debido a las pocas posibilidades de que una editorial se vea interesada a hacerlo... iré publicando el contenido en entregas quizá semanales... aparte que de éste modo podría continuarlo más aún. El contenido del libro un orden específico, pero aquí es prácticamente imposible mostrarlo así... esa será la maravilla de la versión impresa que algún día editaré.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Oscuridad latente

En la niebla se moldean tus formas. Tu pensamiento refleja ironía y exactitud. Quemas tus ideas en un whisky intentando olvidar pretéritos que queman tu vida.

Has vivido por mil vidas. Has soñado por centurias. Has respirado la brisa de cientos de almas. Y aún no has muerto, porque no has nacido.

Empujas mi vida hacia tu precipicio, y el interior es tan bello que incita a saltar. ¿Valdría la pena vivir tanto sabiendo que existe una luz allá?. Vivimos aquí en una oscuridad mental que no podremos iluminar jamás. No así como estamos. Cada día esa oscuridad nos envuelve más y más, y su latencia golpea en nuestras mentes volviéndonos locos, volviéndonos entidades sub-vivientes.

¿Sabemos vivir acaso?. ¿Sabemos morir?. ¿Podemos?.

Sentimos que las ideas nos tocan, y muchas veces no caben en nuestras cabezas, se nos escapan y se involucran y mezclan con pensamientos diferentes, formándose una masa de incoherencias que dejamos avanzar sin sentido. No está en nuestras manos detener su curso. No aún. No somos lo suficientemente conscientes para entrar en realidad con ellas. Aún nos guiamos por la razón, la humanidad, la “normalidad”. ¿Y la “moralidad”?. Está entrando al círculo vicioso de la moda. Nos guía. Nos representa. Nos induce.

Aún no podemos siquiera sentirnos. Creemos sentir. Pero en el nivel en el que nos encontramos el sentimiento es humano, alcanzando a veces, tan solo rozando, la esencia. ¿Alguna vez la alcanzaremos?. Es que nos gusta tanto lo humano que nos apegamos a ello. No queremos salir de aquí. Aún lloramos por humanidades. Y así no podemos alcanzar la felicidad esencial. Así no. Aún “sentimos” ayeres y buscamos el futuro. Nos apegamos a nuestras vidas y memorias. Buscamos en la memoria de los demás imágenes conocidas. Celebramos la inexperiencia de otros en lo poco que podemos ser mejores. Nos ahogamos en vicios empeorando y agraciando nuestra debilidad, nuestra cualidad de ser humanos.

Libertad para vivir. Libertad para morir. Libertad para dar vida y libertad para quitarla. Pero al final pagamos caro, muy caro por las decisiones y las libertades que adoptamos sin tener derechos. Y hacia algún lado vamos. No podemos decidir donde ir, pero con nuestras decisiones vamos marcando e iluminando el camino.

Nuestra oscuridad nos envuelve. Solo vemos lo que podemos, lo que queremos. Pero en realidad aún no podemos ver.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Proyecto naturaleza

Observa a través del cristal. Observa la libertad de los pájaros, que aletean sin un rumbo fijo. Zambúllete en sus alas, huele sus plumas. Un calor que te excita, te sonroja. Obsérvalos volar en grupo e imagínate en una calle sin dueños, atravesándola, rozándote con gente que ni siquiera conoces, pero sabes que siguen tus mismos caminos, y tienen tus mismas metas. Imagínate caminando hasta que se ponga el sol, y descansar luego todos juntos, a veces, despertando para continuar, sabiendo que la historia se repetirá un millón de veces.

Observa a los árboles. Intérnate en su follaje y en su quietud. Imagínate la soledad y el silencio, a la espera de algunas palabras y algunas caricias, sabiendo las recibirás tan solo del aire. Caracterízate uno más. Uno más del montón. Por más que seas diferente, eres tan solo uno más. Y en silencio esperas tu muerte, sin poder hacer nada por evitarla. Y sabes que nadie te recordará, a no ser que hayas estado en un sitio especial. Imagínate el saber que tu especie algún día morirá, y no puedes evitarlo.

Observa a las rocas. Observa su inmortalidad. Imagínate una vida de centurias, milenios, sin expresión, sin cariño, sin nada más que tú. A veces recibirás golpes que no te dolerán físicamente; te partirán en pedazos, pero no morirás, tan sólo te quedarás allí, siempre allí, observando. Hay quienes dicen que los minerales, las rocas, sienten. ¿te imaginas lo que ello significaría?. La ignorancia nos envuelve. ¿Qué se sentirá vivir para siempre en esas condiciones, con esas características, sin ilusiones?.

Siente la brisa. ¿Te imaginas todo lo que habrá observado una brisa?. Nacer por tan solo unos instantes, morir y nacer de nuevo. ¿Qué se sentirá?. A veces suave, otras violenta. Algunas veces arrastrando un aire melancólico, sombrío, distante. Como si recordara algo. Quizá su origen. ¿Quién sabe?. Pero es un aire que inclusive podemos sentir. ¡Cuántas veces una “simple” brisa nos ha despertado un estado de ánimo!. ¡Cuántas veces una brisa nos ha hecho recordar instantes, hechos, pretéritos, “algo”!. ¿Acaso una brisa jamás te ha golpeado?. Golpea. Golpea al corazón, a la mente, a veces al alma.

Date un respiro

Date un respiro y comprueba si el mundo sigue dando vueltas para ti, contigo.
Date un respiro e ilumina tu vida con esperanzas e ilusiones perdidas.
Date un respiro y eleva tu alma a la serenidad de la verdad.
Date un respiro e ingresa tu ser en el paraíso de la comprensión.

Date un respiro y comparte tu realidad con una razón.
Date un respiro y contempla la libertad que tienes en tus manos.
Date un respiro y sueña.
Date un respiro y vive.

Date un respiro y siente.
Date un respiro y sonríe con el mundo que te envuelve y lastima.
Date un respiro y llora corazón, llora vida, llora pasión y alegría.
Date un respiro y camina a tu presente.

Date un respiro y entra a tu dimensión.
Date un respiro y busca tu esencia.
Date un respiro y ama a tu ser.
Date un respiro trágate tu realidad, emborráchate de ella, vive con ella, adáptala a ti, adáptate a ella, sé feliz con ella, es lo que tienes.

Date un respiro y abre tu soledad, déjala ir.
Date un respiro y desecha tus penas.
Date un respiro y calienta tu mente.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Humo en los ojos

Siento que nada es real. No puedo ver. Por más que me lo permitan. Mi vida pasa por umbrales que no conozco, y me sucumbe con cada pasadizo de razón.

¿Y que si yo no existo? Y que nada. ¿A quien importa lo suficiente una persona?. ¿Lo suficiente para que?. Solo vivo. Solo estoy aquí.

¿Será que algún día mis palabras serán oídas? Pues yo creo que los oídos del mundo están muy corrompidos como para oírme. ¿Y yo que sé?.

Impotencia ante los hechos que se suceden a mi alrededor. Humo en mis ojos que no me permite actuar sabiamente en el lapso de mente que me permito a mí mismo en ciertos momentos.

Intento alcanzarte. Lo intento. En serio.

¿Por qué te encuentras tan lejos? ¿Tienes miedo que te dañe?. ¿No?. ¿De que tienes miedo?. ¿Tienes miedo de que te mienta con los ojos, que te lastime con mi lengua, que te muerda con mis manos; tienes miedo de mi persona en general; o acaso tienes miedo de tu propia humanidad?. Tienes miedo porque no te conoces profundamente. Ni sabes si quieres hacerlo. Ni tampoco podrás hacerlo completamente. Tan solo hasta el nivel interesante y el nivel conveniente. Pero hasta que no lo intentes, seguirás sufriendo el mismo miedo de siempre. Y el dolor.

¿Acaso sabes lo que quieres?. ¿Sabes lo que tienes?. ¿Sabes lo que puedes?. ¿Vives de ti, por ti o para ti?. ¿Cultivas tu ser o tu humanidad?. ¿Tu esencia o tu lividez?. ¿Vives ayer, hoy o mañana?.

Humo en mis ojos nuevamente. Mi mente se nubla. Mis manos se niegan a seguir escribiendo. La necesidad de terminar frases incompatibles conmigo mismo las obligan a seguir por lo menos unos segundos más. Por favor. Y muere. Muero. Morimos. Nos vamos. Una vez más.

Esencia

No oigo lo que me dices, aunque estoy a tu lado. No te veo, y te tengo enfrente. Tan solo te pienso, y en mi mente te vivo.

Extraño los días en que por mi mente pasaban cosas con sentido humano, más si me dieran la oportunidad de ser algo más humano, no la querría. Extraño esos días, pero no los quiero de vuelta. Esos días en que la envidia de los demás apenas rozaba mi piel, y ahora no me deja respirar, intenta cubrirme los ojos y la boca, pero no puede ni podrá, ya que en el lugar donde me encuentro no me permiten volver a caer, y mi existencia tampoco me lo permite.

El amor más importante de mi “vida”, el arte, me permite ver más allá de lo que me permiten mis ojos, más allá de lo que cualquier sentido “humano” me lo permitiría; me permite llegar al sentimiento, al corazón, saltar la realidad, romper la razón y rozar la verdad.

domingo, 12 de octubre de 2008

La Verdad

La verdad, ¿qué es?, ¿la conocemos?, ¿queremos conocerla?.

Una realidad más absoluta, en esencia. Amplitud. Libertad o traición. ¿Y el cinismo o sub-realidad?. ¿Nos gusta?. ¿Somos adictos a ella?. Una pseudo dependencia que a veces une lo lógico con lo físico y atrapa a la mente en un egoísmo que se centra en la razón.

¿Y la línea que nos divide de los Homo-Sapiens?. Nos vuelve a buscar una verdad, pero no “La Verdad”, sino “Nuestra Verdad”, o sea, una verdad no absoluta. Buscamos una verdad que se adapte a nuestra razón, a nuestra sub-realidad.

Entonces, ¿queremos conocer la verdad absoluta?, ¿la adaptaríamos a nuestra razón, de ser diferente a ella?. Y si la distancia que existe de diferencia entre ambas es prácticamente infinita, ¿soportaríamos la verdad?. Y en el caso hipotético de que la verdad nos sea revelada por el máximo ser superior, en cuya palabra confiamos (fe), y esa verdad no es la que esperábamos, la que pensábamos, o simplemente no nos gusta, ¿continuaríamos confiando en ese ser superior?. ¿Seguiríamos confiando ciegamente en su palabra?. ¿Qué pasaría con los valores del mundo humano?.

En síntesis, ¿en realidad queremos conocer “la verdad”?. Esa palabra que parece tan eterna y tan cercana a veces, tanto que parece que la respiramos, pero no estamos preparados para sentirla, percibirla, tragarla, puesto que aún la seguimos filtrando y ajustando a nuestras necesidades; la convertimos en un elemento de consumo masivo, un medio de lucro, una religión y forma de vida, de existencia.

En tí, en mí


Una vez más en ti, en mí, aislados de todo y a la vez de nada. Un hecho que cambia a velocidad ambigua con placeres como meta. Contradicciones que no se alteran por medida justa y equidad de pareceres. Imperfecciones que no dicen nada, pero explican toda una vida de espera y ambición.

Un poder que no está escrito, pero es cada vez más visible gracias a la luz que impartimos, y dejamos de lado. ¿Por qué?. Porque es tan solo una forma de rechazo a la realidad o la razón que nos impiden ciertas acciones.

¿Y si fuera así en verdad?. Pues no sabría explicarlo con certeza, ya que no puedo asegurar que la verdad existe, porque no la conozco, y no sé si quiero conocerla.

Y así estoy, intentando explicar cosas que no entiendo, y nada cambia, y no cambiará por más que una fuerza más allá de nosotros intente hacerlo. ¿Y entonces de que sirve?. No sé. No sé. Pero no hay nada de malo en eso. ¿No?. No.

Usas y usas el tiempo y no ocurre nada. Nada positivo ni negativo. Ni siquiera eso. Al menos.

miércoles, 8 de octubre de 2008

¿Tu?


¿Quién te hace ver la realidad?

¿Quién te enseñó a decir lo que sientes?

¿Quién chocó con tu integridad para hacerte ver la luz antes de que te estrelles más fuerte de lo que en realidad lo hubieras hecho?

¿Quién te ama tanto como para arriesgar perderte por intentar llevarte por el camino correcto?

¿Puedes verlo? ¿Puedes sentirlo? Yo creo que incluso podrías acariciarlo si quisieras.

¿Cómo puedes ignorarlo? ¿Cómo te bloqueas interna y mentalmente para evitar lo que quieres?

Y te golpeas… Y te lastimas… Caes una y otra vez… ¿Hasta cuando lo soportarás?

Existe una sola vida con la conciencia que llevas puesta ahora, y el tiempo pasa y no vuelve más; los hechos se suceden con rapidez y no se esconden por mucho tiempo, y no más del que necesitas para reconocerlo.

Un espacio sin fronteras para mentirte, todo un inmenso espacio dentro del cual no eres nada más que otra partícula, pero no es así para mí. Nunca lo fue para mí, ya que tu mirada, a veces cruel, me ahoga cada vez más.

Se que sabes lo que es el sentirse así. Una realidad corporal, y espiritual si existiese, y yo creo que sí, ya que no hay otro modo de explicar éste estado. Un estado humano, infinito, ya que cada vez que muere, renace más fuerte y más amplio.

Una simple palabra podría explicarlo todo, si es que esa palabra se descubre algún día.

Una brisa que me habla de ti, que me intenta engañar, celosa de los cuentos que me he inventado.

¿Y que pasa con el mundo? ¿Sigue girando? ¿En que sentido? ¿Importa a alguien?. Podría ser, pues alguna vez a mí si me importó, pero ya no, pues desearía prolongar éste momento deteniendo el día, a fin de no tener pretéritos en mi memoria, una memoria que mezcla lo que no debe mostrarme para intentar protegerme, o hacerme más fuerte, o que se yo para qué, pero lo hace. Y al hacerlo, me paralizo al darme cuenta de lo que fui, de lo que perdí. De lo que en éste preciso momento tendría, y en éste mismo momento éstas notas actuales no tendrían vida; lo que tuve y ahora estoy buscando nuevamente… TU.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Vive un suicidio


Cree siempre que podrás superarte
Cree que un amanecer nuevo te cambiará
Cree que alguien te esperará al final
Cree que hay humano indicado para ti
Cree que puedes olvidarlo todo
Cree que puedes comenzar otra vez,
... y levantarte una vez más

Cree que no te importa nada...
...nadie
Cree que en ésta vida hay amor
Cree que alguien te ama
Cree que alguien te escucha
Cree que te dicen la verdad
Cree que no te lastimarán,
... por ser como eres

Cree que unas palabras lo arreglan todo,
... y te hacen sentir mejor
Cree que quieres que te digan la verdad
Cree que existe un futuro para ti
Cree que alguien se interesa por ti,
... por como eres, por lo que eres
Cree que con amor todo se puede
Cree que querer, es poder

Nada, nada sirve, no creas en nada,
en nadie, solo te lastimarás,
...cada vez más y más
Vive confuso y cae
una y otra vez en tu estúpido error:
AMAR

¿Qué no te das cuenta?
Cae y lastímate como un idiota
... que no aprende de sus errores
Pobre imbécil

Mírate, estás solo, ¿Quién te escucha?
Sé sincero, ¿QUIEN?. Ni tu te oyes
Porque si lo hicieras, te darías cuenta
... de cuan patético eres
¿CUÁNDO aprenderás?
¿CUANDO dejarás de lastimarte?

Cuando te caes, ¿QUIEN te ataja?
Una patada tras otra, nada más
Y te respondo; cuando te caes,
... tu mismo te atajas (cuando quieres hacerlo)

Pero claro, lo intentarás de nuevo
(Yo mismo lo haría)
¿Y QUÉ lograrás?
Lo mismo de siempre, NADA
O quizás si ganes algo,
Una razón más para deprimirte,
Un recuerdo que te atormentará
Siempre

sábado, 13 de septiembre de 2008

Reflexiones de ayer


Evitar lo pasado, hoy,
no es una forma de caer en olvido.
Algunas cosas no pueden pasar
como si todo siguiese normal,
como si se pudiera esconder en el silencio

Nada es así tan fácil,
por más que lo quieras demostrar,
por más que lo aparentes.
La vida no se detiene en un instante,
No por ti, ni por mi.

Una mano que no ayuda si no cree,
más no perjudica si no hiere;
y piensas que ya pasó,
pero no, yo sé que no.

Lloras por ayeres que no existen,
por un presente ausente
que olvidó lo que eres.

Lloras por personas que no están,
ni quisieron volver a ti;
pero piensas que no es así,
y te intentas convencer.

Lloras por ti, que no te conoces,
que no sabes lo que vales, lo que sientes,
ni quieres saberlo realmente,
saber quien y qué eres.

Y yo sé que es así,
luego de pasar los años
mintiéndome, volviendo atrás,
buscando razones para no seguir.

Y casi caigo en mi mentira,
y te miento creyendo en la tuya;
te siento creyéndote.

¿Creyéndote?

Poco a poco vuelvo a despertar,
un amanecer más en mi memoria
que borrará ilusiones del día anterior.

Un amanecer mental y volátil
que sólo satisface una esperanza,
que casi es una forma de evitar
un mundo que vive o cree vivir
en constante cambio.

Un cambio que aparenta sobrevivir
para un mañana que poco conoce,
y mucho teme.

Un mañana que vives
sabiendo que terminará
y no traerá nada nuevo,
nada que no puedas desechar.

Algo sutil, algo frágil
de lo cual te hallas prisionera
en tus memorias,
más allá de mí,
y de ti.

Y vives soñando que estás sola,
y crees en tu mentira,
como si no supieras
que en algún lugar está alguien,
que en algún lugar vive otra alma
que espera sin saberlo.

Aparentas felicidad más no la sientes,
no la vives porque no está en ti,
te abandonó cuando supiste
lo que es el amor,
y lo que es el no tenerlo.

¿Por qué te intentas engañar?
¿Por qué no intentas la verdad?
¿Por qué sueñas con algo
que al despertar te enseña
que dependes de alguien?

¿Alguna vez te imaginaste
que hay alguien que te espera,
alguien que te aprecia
y que no te pide nada,
nada más que simple amor?

Te ilusionas con el mañana,
vives por un ayer,
un ayer que te enseñó
una razón para vivir,
y para morir.

Salta de tu consciente
y vive hoy,
busca nuevas metas,
nuevas ilusiones,
nuevos sueños.

Abre tus manos
y toma una porción de realidad,
mira al cielo y llora por el olvido,
respira y besa la verdad.

Cura tus heridas con otra ilusión,
otra ilusión de amor, de vida, de pasión.

No busques más
un ayer que no existe,
más no lo abandones
si aún lo recuerdas,
y aún lo guardas.

Estrellas que te observan
caminando absorta en ti;
en tus ojos penetran
y te descubren casi completamente,
desnudándote con cada centímetro de ilusión.

Abismos precipitados ante ti,
cruzados en tu mente audaz,
más frágil y rota por tu ayer.

Piensas,
piensas y recuerdas lo que sucedió,
más no lo puedes deshacer,
y tampoco sabes si querrías hacerlo.

Piensas,
piensas en tu vida de hoy,
que no es nada más que una historia
de recuerdos y miradas.

Piensas,
piensas si tal vez el futuro
te devuelva tu vida anterior;
pero no,
eso fue ayer.

Perdón

Perdóname, perdónanos,
oh, todopoderoso,
que hemos caído
en el falso ídolo
de lujurias,
pasión y llanto.

Perdónanos, oh señor,
tú que nos creaste
y nos hiciste hijos tuyos.

Tú nos amaste,
y nosotros
amamos lo superficial
que no tiene sentido alguno.

Nos matamos con drogas,
dinero, sin pensar,
sin leer, oír,
seguir los consejos
del padre del universo.

Somos una pulga,
y como ella,
nos refugiamos
y absorbemos la alegría
de los que nos rodean.

Perdónanos por destruir
tu sagrado paraíso,
tu agraciada tierra,
que con amor nos diste.

Tu hijo murió por nosotros,
dio su joven y fuerte vida
por lavar a un pueblo muy sucio,
casi tan sucio
como en el que vivimos ahora.

No hay palabras
para expresar lo que sentimos,
es tanto el arrepentimiento.

Gracias señor,
oh dios altísimo,
por confiar en nosotros,
y perdón por defraudarte.

Gracias señor,
por los bienes recibidos,
y perdón por destruirlos.

Gracias señor,
por enviarnos a tu hijo,
y perdón por ignorarlo.

Gracias señor,
por darnos el pan de cada día,
y perdón por desperdiciarlo.

Gracias señor,
por mostrar el buen camino,
y perdón por ser ciegos.

Gracias señor,
por escucharnos…
por confiar de nuevo y siempre…
por tu amor…
por crearnos…
por liberarnos…
por tu gracia…
por tu ayuda…
por el perdón…
Gracias.

viernes, 22 de agosto de 2008

Palabras incompatibles


Acaso morí?
No estoy aquí?
Estoy allí?
No

Salí a comer?
Nadie me vio?
Nadie me oyó?
No

Cerré el portón
Terminé la canción?
Elegí una opción?
No

Alguien me ayudó?
Alguien me apoyó?
Alguien se enteró?
No

Supieron de mí?
Rieron de mi?
Sufrieron por mi?
No

Dormí lo suficiente?
Usé estupefacientes?
Calle por deficiente?
No

A alguien importo?
Alguien me ama?
A alguien espero?
No

Tienen razones?
Arreglan corazones?
Se olvidan acciones?
No

Hablaron a tiempo?
Vivieron su tiempo?
Volvieron contentos?
No

Caí en mi ego?
Volví a mi tierra?
Salté la frontera?
No

Debo ayudarte?
Debo apoyarte?
Debo amarte?
Por qué?

Me mentiste?
Me amaste?
Me llamaste?
Por qué?

Me echaste?
Me callaste?
Me golpeaste?
Por qué?

Me hiciste bien?
Me trataste humano?
Me acariciaste?
Por qué?

Por qué dijiste eso?
Por qué mentiste al comienzo?
Por qué alargaste el final?
Por qué echaste a perder esto?

Por que hiciste lo que hiciste?
Por que dijiste lo que dijiste?
Por que dijiste amarme?
Por que me lastimaste así?

Por que no hay explicaciones?
Por que no hay amistad?
Por que no hay intenciones?
Por que no hay verdad?

Pedí tu ayuda?
Pedí tu presencia?
Es todo una confusión?
Tal vez

sábado, 16 de agosto de 2008

Olvidando el ayer


Difícil misión
el borrarte de mí,
sacarte de encima,
no estarás mas aquí
junto a mí…

Cambiando el presente
Jugando a Dios
Sacando una espera
Nunca sucedió
Nunca pasó…

Llevando la cuenta
Cantando en silencio
Mostrando ausencia
Observando el misterio
Callando…

Mentiras que vuelven
Verdades ocultas
Trabajos sin precio
Poesías inconclusas

Calles en silencio
Noches en vela
La luna en lo alto
rasguñando la tela
El cielo…

Estrellas que ríen
de mi soledad,
ocultas arriba,
calladas sin mal
Mi imaginación…

Una mente alterada
De intolerancias escritas,
Volando en las ruinas
de su inocencia

Nada es real
Nada es verdad
Todos engañan
No hay una señal

Mendigando amor
Negando lo actual
Cavando una tumba
¿Será lo mejor?

Reflexiones de hoy


¿Y si soy yo?

¿Y si mi vacío eres tú?
Como un fantasma que busca una eternidad el fuego y nada más me encuentra a mí.

¿Y mil años?
Nada. No valen ni la mitad de lo que yo deseo. ¿Un eco? Sí. Lo oigo cada vez que pienso en ti. Un pensamiento que se repite en mi cabeza y en todo mi ser

¿Frío?
Las noches que no duermo por volver a mis memorias, y verte, sentirte otra vez.

¿Morir?
Lo que pido a Dios todo el tiempo si tú no eres para mí.

¿Deseo?
TU

¿Amor?
Solo una palabra para mí, con un significado que aún no comprendo

¿Tiempo?
Lo que necesito para poder expresarme con claridad, y sin remordimientos.
Y vuelvo a soñarte... te llamo otra vez... te oigo... te imagino, otra vez

¿Por qué?

¿Por qué me castigo así?
Castigo suficiente el intentar tenerte... y el amarte.
Una razón para olvidar... pero no para mí. Bueno tal vez sí, pero me engaño... y me lastimo.

Una era que no comprende la importancia de los sentimientos, y no se detiene a pensar en lo que es el amor.

Y... sin saberlo me detengo, reflexiono, pasado, presente, y al final me pregunto, ¿y si el amor eres tú?

domingo, 3 de agosto de 2008

¿Vivir?


Nubes de polvo
Rojo porvenir
Negro asfalto
Brillos por venir

Nunca perdidos
Nunca aquí
Nunca salimos
Nunca volví

Pólvora en el aire
Una dirección
Una salida
Una solución

Altas ventanas
Grandes razones
Pocas palabras
Rotos corazones

Ciego de alma
Triste futuro
Caro destino
Burdo y oscuro

Veloces caballos
Lento final
Luces blancas
Espera el umbral

Agujas clavadas
Nada aquí
Hora de irme
De donde no salí

Sueños mejores
Vida mejor
Penas mejores
Vista mejor

Déjame ser
Déjame así
Déjame intentarlo
Déjame sentir
Vivir la armonía
Vivir el vivir
Vivir algo dulce
Vivir no aquí

Llamarlo no-vida
Llamarlo porvenir
Llamarlo causa
Llamarlo salir

Tómame
Llévame
Ayúdame
Abrázame

Nunca mío
Nunca aquí
Nunca tarde
Nunca perdí

No-dolor
No-razón
No caer
No-perdón

Casi tarde
Casi tuyo
Casi nada
Casi huyo

Creo amar
Creo sentir
Creo andar
Creo creer

Crece el dolor
Crece el amor
Crece el calor
Crece el valor

Yo y Tu
Tu y El
El y Ellos
Nosotros y Nadie

Sí, no
Ying, Yang
Fuego, agua
Amor, odio

Muerte, vida
Hombre, mujer
Aire, pasión
Lluvia, canción

Caigo
Muero
Vivo
¿Qué será?

Un porque


Cierro los ojos y estás tú. Sueño contigo. Dormido, despierto, en todos lados.
Y casi fuiste mía por más tiempo. El tiempo que no existe aquí. Y no vuelve porque no se va. Al menos en mis memorias.

Una respuesta a mil preguntas y estaría bien, tan solo una respuesta, saber el porqué.
Y hay veces en que una mirada vale más que palabras, pero no hoy, no ayer, no mañana, para mí.

Una mirada tuya que no dice tu verdad, no expresa lo que dices, pero si lo que sientes. Y me duele más así.

¿Sabes que se siente el recordar que un ayer estuvimos juntos, que un ayer nos abrazamos, y hoy tan sólo pienso en ti?.

¿Sabes qué se siente el saber que estás con otro y que tus labios, que una vez fueron mío, ahora son de él?

¿Sabes que se siente el perder algo, un algo que no lo buscaste, pero que lo encuentras luego de darte por vencido?

¿Y, sabes que se siente el ser mentido por palabras, por un malentendido, el querer retroceder el tiempo hasta el día aquel, y evitarlo, para tenerte aquí?

Pero no. Ya no te tengo, ni te tendré, nunca más por ti, por mí.

Una indecisión que lastima, que golpea una pared de clavos que me hieren, y duele, tú sabes cuánto.

¿Por qué lo hiciste? Solo una respuesta a mil preguntas:

¿POR QUÉ?

Fácil de amar


Es tan fácil amarte,
y tan difícil olvidarte.
Es tan fácil olvidarme,
tan difícil quedarme.

Es tan fácil recordar viejos tiempos,
mirarte a los ojos,
sonreírte,
ver tu rostro.

Tan agradable escucharte,
responderte,
leer tus labios,
esperarte.

Caer en ansiedad,
caer en el odio,
sentir las horas
pasar cansadas
sin detenerse
No hay importancia
sin defectos.
No hay vacancia,
para mi…

Sé que no hice compromisos
Sé que no dije la verdad
Sé que te hice feliz
Y sé que te faltó algo más…

Sé que hubiera funcionado
Sé que te amé de verdad
Sólo te encontré un defecto,
eres muy fácil de amar.

sábado, 19 de julio de 2008

Renacer


Sentir como la vida pasa
sin detenerse en los momentos
cruciales del universo.

Espacio sin explorar,
sitios nunca vistos,
pensados, vividos.

Sin saberlo, experimentamos…
otra razón para estar aquí.

Movimientos ocultos
dentro de una mente
abierta a todos,
tomando razón del mundo.

Luego de esto,
visitantes de lugares
extremadamente lejanos
vuelven a tomar
lo que, en un principio,
fue suyo

El renacer de un paraíso
destruido por sus inquilinos temporarios
tomará lugar
desde éste momento en vida.

Apareciendo detrás de los soles,
delicioso espectáculo de juicios,
muerte, vida y pasión.

Todo empieza de nuevo,
todos empiezan de nuevo.
Nueva vida, nuevas ambiciones,
nuevos valores, nuevos dioses,
antiguas amplitudes corporales.

Grandes naciones en el pasado
flotando en densos ríos de miseria,
muy densos, culpa de la sangre
por odio y avaricia derramada.

Es el renacer del paraíso perdido…¿o no?

Ansiedad... un final... un sueño


Cada vez que me ves llorar,
y me acaricias el corazón con un beso,
siento que mis palabras explotan
y se rompe el silencio en el viento

Si en realidad eres tu
y en realidad soy yo,
Si en realidad es hoy,
es una carta al sol

Esta vida de hoy
es una realidad que ayer soñé,
una realidad que mañana volverá a cero
y la ansiedad de verte será el doble.

Al tirar las cartas que me excitan
y al lavar los ojos que musitan una palabra
cayendo en un abismo de placer,
Nadie nos conoce, nadie nos ve, nadie nos oye

Segundos convirtiéndose en eternidad
dentro de mis memorias,
cuando al día siguiente recuerdo todo
y te amo más.

¿Existe un límite?
¿Existe un adiós?
¿Existe un segundo?
¿Se apaga una voz?
No lo sé, pero lo que sé
es que cuando estoy contigo
una palabra son dos.

Una soledad rota por armonía
Una simple palabra que intenta explicar un sentimiento
que existe más allá de lo humano
Una razón que sobrevive un día más
Una caricia que me da la mano.

Yo no sé quienes somos
No sé donde vamos
¿Pero no es cierto acaso que se llena el alma
con cada paso que damos?

Casi puedo verte ahora
Casi puedo tocar tus manos
Casi puedo sentirte
Verte dormir y soñarte.

¿Esperando?


Caminando por las calles,
Buscando memorias
Me encuentra la madre
Me encuentra la historia

Una nueva dimensión
Almas y secretos
Un pecado,
Un recado,
Sucio y seco.

Buscando sonrisas,
Ocultando golpes
Deseando suerte
Muñecos torpes

Mendigando penas
Misterioso silencio
Nada es para siempre
Duerme en mi pecho.

¿Por que todo va al revés?
¿Por qué todo cae?
¿Por que no estás tú?
¿Por que no hay palabras?

Nada es frente a frente
Juegan con cuchillos
Dejen de llorar
La espera en los hijos

Compromisos de alma
A nadie interesa
No mires atrás
No busques tristeza.

Una vida
Una oportunidad
Esperando,
¿Vendrá la verdad?

sábado, 12 de julio de 2008

Nada


Aquí estoy, solo, pensando,
sabiendo que el mañana
llegará sin brisas
sin brisas de esperanzas,
sin nada más.
Nada más que el polvo del ayer.

La luna, oh, la amada,
tan brillante, tanto
que mi reflejo veo en ella,
en su luminosa cara.

Lágrimas en mis ojos,
como perlas que recuerdan
lo que antes he sido.

Ríos de pasión he recorrido
sin dar vuelta el alma,
muerta ahora de dolor.

Sin nada más que sufrir,
sin nada más que ver,
sin nada más que sentir.

Lúgubres sombras me acosan
con llameantes ojos,
llamándome del otro lado,
del otro lado del portal.

En mis sueños me ahogan
altos matorrales,
duros como árboles, árboles…

Arboles, rara palabra,
en éstos tiempos de asfixia
por el ímpetu de los hombres
que como yo, no miró al mañana.

Mañana…otra palabra
de la cual nadie quiere oír, oír, oír…

A veces pienso que todo sería mejor
si hoy todo terminase, pero no,
debemos pagarlo por todo,
nada se escapa,
nadie se va así nada más.

Esperar, esperar, esperar.

Eso si lo sabemos hacer,
y diría,
es lo máximo que podemos hacer,
ahora…

Quizá algún ser piadoso
nos encuentre,
nos haga terminar
esta triste agonía,
agonía de un mundo,
de un mundo sin esperanzas.

Un largo despertar te espera
al abrir los ojos,
un despertar sin vuelta a dormir.

Ya quisiéramos dormir,
cansados de vivir así.
Dormir en un sueño eterno,
lleno de esperanzas.

Muchos no verán las esperanzas
de ese mundo nuevo,
puesto que deberán purgar
por sus errores cometidos
en sus días de gloria.

Nunca se sabrá lo que será
luego de que todo pase al fin;
quizá los vecinos vendrán
a rehacer el antiguo paraíso,
el paraíso perdido.

Vecinos, integrantes de otro mundo,
integrantes del más allá,
¿Quién sabe?, ¿A quién importa?,
ya no estaremos aquí, con suerte
Ya no estaremos aquí. ¿O sí?.

Palabras, solo palabras;
nada más podemos hacer,
ahora…

Señales


Te levantas y te preguntas
¿habrá otra oportunidad?
Si existe un camino,
¿es la única verdad?

Buscas razones que comprender,
sabiendo lo que encontrarás,
sabiendo que te van a vender
una ilusión…y otra…y otra más

Buscas un amor, una imagen
que te haga comprender
que aún existes, aún vives,
nada de otro mundo, ¿quizás?

Sabes que estoy aquí, pero tienes miedo,
me rechazas sabiendo que me quieres,
me amas sabiendo que te amo,
mueres por decir “te quiero”

¿Qué hacen unas pocas palabras?
Sabes lo que podrías lograr;
tan sólo intentarlo… ¿un sueño?
No lo veo tan lejos.

Estoy aquí, me rozas, me observas;
te sientes morir, estás confusa.
te imaginas el decirlo,
pero sólo te lo imaginas.

Y lo sientes tan cerca…
sabes que ya soy tuyo,
¿y cuál es el problema?
quizás el orgullo, no lo sabes

Si yo lo hubiese sabido
todo sería más fácil,
más fácil para ti,
tan sólo el decidir, ¿no?

Y pareces resignarte
a esperar que lo intuya,
adivine tus intenciones,
de las cuales ni tú estás segura.

¿Hay amor en tus ojos?
¿Es eso lo que veo?
¿Siento yo lo mismo
o es puro deseo?

Pero tú sabes que es amor,
y al saberlo te escondes,
o al menos lo intentas,
y no sé que te propones

Te acercas cada vez más
a lo que quieres decir,
lo intuyo, pero no basta,
no quiero volver a sufrir

¿Por que no lo dices?
sabes lo que responderé.
tal vez sea lo que te asusta,
el saber que te amo y te amaré
si tu me dejaras… por siempre

Memorias


Enjaulado, despreciado
Horrorizado, paralizado…

Libertad perdida
por no conocerla,
vida ausente
por no despedirla

Cadenas en mis muñecas
intentando escapar,
la sangre corre,
“No me dejarás”

Buscando el sol;
no, ahí no está,
no tiene sentido,
sólo en mi soledad

Callado y sin voz,
buscando una razón
no encuentro calor,
frío corazón

Manos sedientas
de contacto humano,
vacío, sereno,
no me dejes, hermano.

Camino en sueños
y no tengo rumbo,
no quiero despertar,
volver a mi realidad

Cansada ya
y buscando dejarme
mi alma se encuentra,
se aleja cobarde…

Gracias por la paz,
gracias por esperar ,
gracias por saber,
me diste libertad…

…y así… nada mas hay de mí… hoy

martes, 8 de julio de 2008

Un final


Es oscuro y nada es igual
Todo gira alrededor
de cosas perecederas
que nunca servirán,
del otro lado

Y te preguntas
si hay algún lugar
donde puedas esconderte
del gran espíritu de los hombres,
de la religión, de la vida.

Materia sin salvación
en peligro de acabar,
no sabiendo cuando
ELLOS vendrán a juzgar.

Y volver al pasado,
imaginarnos no haberlo hecho,
no haberlo sentido,
no haberlo dicho,
no haberlo oído.

Creer en un presente
que no es mejor que el olvido,
y preguntarnos si sabrán,
si volverán al haberse ido

Temor a la noche
que besa las tradiciones;
movimientos ocultos
en una mente conmovida.

Fantasmas y la luna
nos avisan si es hora
de caer en sueños vanos,
de saltar unas centurias
y mirar, oír, sentir…
cosas de ayer.

Tanto nos esforzamos
en lograr éste fin,
y al final lo derrumbas
sin quererlo del todo,
sin saber sólo el porque.

Impetu


Una sonrisa rompiendo una ilusión
Te calmas y luego vuelve la pasión
Y alguna vez lo supiste de verdad
El miedo rompe tu serenidad

Y yo sé...
Una vida no basta, es verdad
Y un amor que no existe en mi soledad
Cada vez que caigo muero un poco más
Y siento que no hay una señal

Y yo sé...
Que la vida nada tiene que mostrar
Una iglesia que no sirve, una cruz que no va
Y yo sé...
Que alguna vez te arrepentirás
Y volverás a tu pasado, a tu felicidad

Una mano que no ayuda sin razón
Una mirada que exige perdón
Una aventura que si fuese de los dos
Sería bueno, tan solo para vos

Y yo sé...
Que exijo mucho para ser lo que soy
Y nada cuenta al final en tu yo
Es una lágrima en mi corazón
Una barrera para la desilusión

Y yo sé...
Que la vida nada tiene para dar
Una voz que se apaga en un río de sal
Y yo sé...
Que en el fondo nada importa más
Sabías que era en vano, y quisiste jugar

Para que, te quemas así
Por algo que no sirve, algo que no eres
Por que me matas aquí
Soy yo, solo yo

Y yo sé...
Que mis palabras rebotan en ti
Tus oídos no escuchan, al menos a mí
Y yo sé...
Que en tu vida nada importa más
Que tu

Inspiración pagana


Tus manos buscando el crimen,
la pasión que sonroja mi piel
con tu aliento que mueve mi alma...
Nuevamente haces eco
en ésta noche de calma
que incita al placer y la lujuria
que mueven las sábanas del lecho.

¡Cuántas existencias he deseado despertar a tu lado!
Sentir los primeros rayos besar tu piel,
los cantos mañaneros rozar tus ojos
y mis manos buscar nuevamente tu calma
dentro de su escondido rito
de sueño madrugador.

Mojarte el nexo de humanidad
entre tu y la divinidad
con el idioma más antiguo de todos,
aquél que puede mover montañas
con el placer que dedico éste día a tí.

Deseo sentir como mi luz llena tus cavernas
deseosas del néctar creación de dioses,
aquél néctar capaz de crear vida
más allá de toda humanidad existente.

Bella criatura que tengo en mis manos...
tu calor es mi vitalidad en esplendor,
tu exhalación me transporta,
tu humedad prolonga mi existencia.

Hermosa armonía de mis días...
me regalas cada dia con tu vida,
mueres cada noche a mi lado
y renaces con mas energia...
y yo, cual vampiro del sexo,
bebo de tu suavidad, bebo de tu dualidad,
diosa y pagana,
diosa y mujer...
gracias.

lunes, 7 de julio de 2008

Por siempre


Pensamientos lejanos
cruzando mi mente
alcanzando fronteras
cercanas a la muerte

Surgen de la nada
supremos enlaces
jugando al amor,
bailando fugaces

Ojos ardientes
buscando lujuria,
anhelantes de sueños
y silencio que aturde

Fingiendo no amarte,
tirando los dados,
sufriendo al oírte;
no estás a mi lado

Huyendo tu, musa,
alienta mis noches,
muere a mi lado;
vuelve a las 12

Vuelve alejada
Vuelve llorando
Vuelve conmigo
Te estaré esperando

Por siempre…

Dulce inocencia


No puedes respirar
sin que yo sienta tu amor
No puedes hablar
sin besar mi corazón

No puedes ver
sin abrir tus ojos a mí
No puedes entender
por que te sientes así

Nunca estarás sola,
yo estaré a tu lado,
estés donde estés,
pues yo también te he amado

Sin mentiras háblame,
todo lo sé soportar,
menos que me digas
que no me puedes amar

No puedes saber
lo que siento yo por ti
si no me abres tu alma
y la dejas oír

Solo por curiosidad
no te preguntas
“¿Cambiaría mi vida
al estar a su lado?”
“¿Sería capaz
de hacerlo sentir amado?”

Despertarte y saber
que tienes alguien a tu lado
que te protegerá de la vida,
de tu presente y de tu pasado

Quien en tus momentos de llanto
recogerá tus lágrimas
sin miedo a tropezar,
y acercándolas al viento
tus penas hará olvidar

Inocencia, no llores, ven aquí
Despiértate, no estas sola, ven a mí.

sábado, 5 de julio de 2008

Requiem


Ni lo sientes y la vida se va. Un aliento de muerte ronda el valle donde me encuentro reposando... y sin avisarme me busca. No quiero ir, pero no hay alternativa... ya la oscuridad me rodea.

Mis manos se aferran a los últimos gritos de luz... intentan teñirse de vida, de modo a recordar que alguna vez fueron parte de un ser humano... vivo. Raspan las uñas el frío metal que me clava las venas, desangrando mis dedos... dedos que alguna vez armonizaron un existir en cuerdas sonoras.

Ya casi ni respiro. Esa respiración que cuesta porque no proviene ya del aire que mis pulmones conocían... y no existe la adaptación. Inhalación... exhalación... solo un intento virtual de protegerme del vacío... no existe oxígeno que vuelva a llenar mis pulmones.

Ese humo que rodea mi existencia, que ya no es humana, me asusta. Me asusta porque no sé donde acabará todo... y nadie puede ayudarme con eso. Quizá las dudas más grandes se aclaren para mí, pero tengo miedo de que sea la puerta equivocada la que me toque... porque quizá la merezco.

Al fin... solo queda dejarse arrastrar por lo inevitable... y llorar cuanto pueda, porque es la última vez que voy a llorar. Un llanto ignorante que por un segundo se detiene en un odio a la vida, un odio al tiempo funesto que no se detiene ni siquiera para dejarme observar y plasmar un recuerdo que no estará donde voy. Por última vez sentir amor me está vedado por mis acciones. Nunca entré en razón que mis manos buscaban algo que mis ojos no pedían. Y no lo encontré... porque no sé si en realidad lo busqué.

Tan solo éstas líneas quedan para que me recuerden, pero ni siquiera soy capaz de expresar correctamente el miedo, odio y amor que siento por el mundo. Quizá muy pocos comprendan en suficiencia lo que he pasado y vivido para disculparme en mis acciones, pero si existe una sola persona capaz de revelar mi vida sin juzgarme... a esa persona aún no la conozco.

Se me humedece el rostro... si, estoy llorando... solo.

Nunca más


No llores, estoy aquí,
tan solo del otro lado
No desesperes, no te dejé,
tan solo estoy esperando.

No escapes, te encontraré
dentro de tu pureza,
tu mirada no me engaña,
sé aun me amas.

No grites, te escucho así,
fuego en tus labios,
lluvia en mi sed,
pasión en mi ser.

Escucha tu interior,
habla de mí;
no le mientas,
me quieres al fin.

Siente mis penas
Juega al amor
Vive armonía
Usa el calor

Calla sin miedo
Habla de acción
Sumérgete llena,
Fuego y pasión

Trata olvidarme
Intenta correr
Nunca impaciente
A veces cruel

No vueles conmigo
Alas de miel
Siente la fuerza
Perfora tu piel

Besos, mentiras
Lujuria, lividez,
... aunque no lo digas...
me amaste alguna vez

Me ves, no caigo,
no grito, no estallo;
y no espero encontrarte…
nunca más.

Abre tus alas


Y ya no te tengo
Y ya no te siento
Y ya no te acaricio,
... te estoy perdiendo

Lo que las heridas causaron
el tiempo las borrará
pero la angustia en mi alma
al cielo la he de llevar

Las lágrimas derramadas
los pecados lavarán
en los sueños vividos
del pasado con ansiedad

Tus palabras no me hirieron,
tan solo me hicieron saber
que mientras más te escuchaba
menos podría olvidar el ayer

Si hubiera sabido
que sin ti habría de vivir
hubiera donado mi alma
a alguien con mejor porvenir

¿Qué destino nos espera
si al fin nos separaremos,
hacia la luz caminando
volando con el deseo?

¿Tendría valor la vida
si al fin no te he de tener,
abrazarte, acariciarte
con lo profundo de mi ser?

Abre tus ojos
Abre tu mente
Abre tu corazón
y perdóname

Abre tu conciencia
Abre tu soledad
Abre tu alma
y besa la verdad

Abre tus ojos
Abre tu mente
Abre tus alas
y vuelve a vivir...

viernes, 4 de julio de 2008

Tiempos confusos


Buscando un poco de vida
caí en este pecado.
Combinar los tiempos en uno
y desaparecerlo en un vacío
no te hará más humano.

Dormir sabiendo no he de despertar
un día cualquiera,
una noche,
alguna vez.

Intentando llenar un espacio
sabiendo lo he de perder,
sin poder evitarlo,
cayendo otra vez.

Remedios sin razones
en un mundo así,
nada dura por siempre;
¿El amor es para mí?

Indecisiones complejas
y pensamientos sin final
en una mente aturdida,
en un cuerpo terrenal.

Mentiras y más mentiras,
y provocaciones hacia la verdad,
en las garras de un comercio
que trafica con la humanidad.

Correr, correr, correr,
matando agonías
de un futuro lejano,
no lejos,
no difícil,
no humano.

Sin fronteras,
sin regiones,
sin amplitudes,
…he despertado.

Sueños


Anoche soñé que no estaba solo,
tenía un ángel a mi lado
haciéndome sentir completo,
haciéndome sentir amado.

Besándome en los labios
sin importar el mañana
ilustre desconocida
que en sueños me acompañas.

Haciéndose tarde
para cumplir tu tarea
de seguir conmigo
en tu amada tierra

Cual singular Hada
que despierta inconsciente
las memorias retraídas
del pasado presente.

Dulces manos que martirizan
mi alma despierta
que al levantarme
sabrá que fue una mentira.

Anterior a las penas
viniste tu
las borraste una noche,
oh ensueño azul...

Visiones complejas
atormentan mi mente
viajando veloces
cual luceros ardientes

Ven a mí,
oh dulce compañera
no ames en vano
no seas traicionera

No faltes hoy
la cita a las 12:00
insulta mi angustia,
no te acongojes...

Muere conmigo
una noche más,
muere conmigo
una vez mas...

Esperanzas del mañana


Encuéntrame donde encontrarás
todo lo que en realidad importa,
donde se encuentran las angustias
y la pasión que te abarrota.

Búscame donde los ríos
y la luna ya no brillan,
y en la oscuridad de la noche
con tus ojos me iluminas.

En el infinito de tu alma,
en tu corazón palpitante,
en lo profundo de tu vida,
en la inquietud del caminante.

En el cielo de los dioses,
el universo de tus sueños,
en el rocío de la mañana
con sus duendes risueños.

Sácame del escondite
en el que me hallo prisionero,
con el susurro del viento
que me dice "te quiero",
y el calor de mi manto
que me mantiene despierto.

Encuéntrame en las manos
de la gente con esperanzas,
con fuerza de seguir viviendo
el presente como hermanos.

En las manos del Creador
cuando vio todo lo hecho,
y se enamoró del mundo
como yo de ti todo el tiempo.

Donde las luces del cielo
no hacen más que recordarme
lo mucho que sufrí
al ver que no podías amarme.

Cuando te des cuenta
de que ya es suficiente,
sácame de mi refugio
donde te espero eternamente.

Yo creo que he purgado
por mis pecados pasados,
estando aquí encerrado
viéndote pasar a mi lado.

Encuéntrame donde los barcos
naufragan sin razón,
en el sitio más profundo
de tu cálido corazón.

Donde los placeres son prohibidos
por no existir más compañía
que el sol que me ilumina
y el ser del alma mía.

jueves, 26 de junio de 2008

Silencio


En la lluvia pasajera
que con sus latidos
retumbantes en el suelo
me despierta, me sofoca,
me alienta a seguir viviendo,
te oigo.

En la altitud del pensamiento
que engrana las memorias
de los tiempos pasados
vividos desde siempre,
te imagino.

Con la pasión de la seda
que con su suave murmullo
roza los cuerpos
de sus pequeños capullos,
te acaricio.

En el calor de la cobija
que me hace compañía
en los días pasivos
de clima abundante,
te siento.

Y ahora silencio...

En la quietud de la noche
que con su manto de estrellas
nos cubre en un llanto
con las formas más bellas,
te extraño.

Con la melodía del viento
que suspira en las hojas
anhelantes de brisas
que muevan las aspas
de molinos rebosantes
de semillas sumisas,
te busco.

Con la pericia de las personas
que roban los deseos
de corazones solitarios
sufriendo por la espera,
te encontraré.

Cuando todos duerman
y sueñen la música
de la imaginación
jugando al presente;
cuando llegue el silencio...
allí estaré.

Desde el alma al corazón


Caminando por la carretera
de la desolación me encuentro
no pudiendo dormir por las noches
sin sentir tu aliento.
Y ver que tu no me amas
como yo a ti te adoro,
mi extrema prueba
sin que estés con otro.

En mis memorias, si no te veo,
tu imagen yo busco,
extasiado con tus ojos
sin saberlo yo sufro.
El máximo deseo,
saber en qué tu piensas,
nunca lo sabré
si no me quito la vergüenza.

No sé por qué no atreverme
si en cada paso te oigo,
y sabiendo que no me escuchas
sin tu amor yo me ahogo.
Excusas como remedio
para curar mis penas,
sin lograr otra cosa
que encerrarme en mi persona.

Juro que no soporto
cuando me ves a los ojos,
saber que no me amas,
muriendo poco a poco.
Quisiera por un minuto
te detengas en mi alma,
ver mi interior como persona
y que digas que me amas

Mi felicidad está en tus manos
pero yo no te merezco,
quisiera una oportunidad
y demostrarte lo que siento.
Tan solo esperar me resta
con el riesgo de verte ir,
sin tener otro consuelo
que escribir, escribir, escribir.
Aquí estoy esperando
a que llegue el día siguiente,
despertarme y esperar
al llegar volver a verte
Cuando te veo a los ojos,
no sé si será amor,
pero siento que muero
desde el alma…al corazón.

Más allá del sol


En tus sueños,
En tu vida,
En tus deseos,
En tu pasión

En la alegría
por nuevas centurias
vividas con anhelo
en el corazón

En el fondo del alma
que ama la vida
y es correspondida
con la misma canción

En las estrellas
que miran sumisas
a los amantes
en su noche de amor

En los libros escritos
con sudor y esperanza
por hombres con sueños
de un mundo mejor

Mas allá de lo vivido
Mas allá de lo sufrido
Mas allá del pensamiento
Mas allá del corazón

Mas allá de las estrellas
Mas allá de lo soñado
Mas allá de la conciencia
Mas allá de la razón

Mas allá de tus caricias
Mas allá de las palabras
Mas allá de los deseos
Mas allá de la verdad

Mas allá de tu mirada
Mas allá de tus lágrimas
Mas allá del amor
Mas allá del sol.

Cuando


Cuando nadie me escucha, yo soy un simple esclavo de mis pensamientos, memorias, sueños. Recuerdos que me atormentan en mi soledad y me quieren cortar la sangre. Mi vida se encuentra en un completo silencio roto solamente por sollozos en las noches. ¿Y dónde estaba alguien cuando yo viví esos recuerdos?. ¿Dónde estaba esa gente cuando yo sentía que me ahogaba?. ¿Dónde están ahora, que la asfixia se vuelve cada vez más agobiante?.

Cuando nadie me ve, estoy sintiendo tanto vértigo que no me deja siquiera acercarme a la ventana a ver como la vida circula por las calles, y mi desesperación es tanta que a veces quiero saltar. Saltar y contar a cero para empezar otra vez. Quizá así sea feliz. O por lo menos no esté así como ahora. Mis uñas clavan mis palmas y las hacen sangrar de rabia ante la impotencia que sienten al no poder ayudarme a superar el dolor. Se me estremecen las venas y luego se me calma el alma por un instante.

Cuando nadie me siente, estoy escapando en divagues pseudo-emocionales que me transportan a dimensiones que espero conocer algún día, dimensiones que podrían asustar o aburrir a cualquier mortal, más no a mí. Me siento adicto a esos pensamientos tan complejos y llenos de preguntas sin respuestas, o al menos, sin respuestas “racionales”. Observando un árbol, una vida, sintiendo el viento, la brisa, oliendo el pasto, el sol, la luna, palpando el oxígeno, las sombras, la realidad a veces; y acoplando todo eso al sonido del viento que sacude las ramas y hojas, se convierte todo en una experiencia especial, y más especial aún porque yo no estoy allí.

Cuando nadie me ama, estoy aquí, escribiendo líneas y más líneas, ahogando mis penas con palabras, expresando mi dolor solo para mí. Un dolor que no desaparecerá así como así. Ni siquiera el tiempo puede borrarlo. Ni siquiera otro amor...

Cuando nadie me entiende, vivo en un lugar muy diferente a éste, un lugar de luz, mi luz. Existo cuando me despejo de esta oscura bruma traicionera que me relata datos de mi ayer. Me descubro cuando me encuentro a veces llorando en las madrugadas, sólo, en mi habitación. Y “ellos” me siguen clavando los puñales, y los siento cada vez más afilados. Mis heridas no pueden cicatrizar porque no les dan tiempo. Mi alma parecería ya un mapa de batallas. Carezco de humanidad a veces y ello me vuelve traicionero y orgulloso. Pero al final tan solo soy humano, y siento que me merezco todo esto, por mi dualidad.

Cuando las canciones callan, estoy dormido, soñando con memorias, memorias que duelen mucho. Intentando no dormir, sigo matando a mi cuerpo, mi mente a veces se vuelve caótica, mis manos tiemblan, la ansiedad se hace presente; mi humanidad me está destruyendo. Sigo buscando soluciones que no existirán quizás. Tal vez mi medicina sea la espera. ¿Esperar que?. Tal vez más dolor. Tal vez otra experiencia. Tal vez la apertura del camino a la luz.

¿Cuándo será que obtendré respuestas?. ¿Cuándo será que me detendré de una vez por todas y seré feliz?. ¿Cuándo será que dejarán de lastimarme?. ¿Cuándo será que dejaré de encerrarme en mis líneas?. ¿Cuándo será que dejaré la humanidad?. ¿Cuándo será que alguien me descubrirá, sin dañarme?. ¿Cuándo será que acabará mi caos?. ¿Cuándo dejaré de ser yo?.

Cuando alguien me escuche, sabrá que hay alguien más. Cuando alguien me vea, observará una ilusión de humanidad. Cuando alguien me sienta, se sentirá a si mismo. Cuando alguien me ame, seré feliz. Cuando las canciones vuelvan a hablar, alguien reirá.

Cuando las palomas lloran


¿Cuánto crees que sabes?. ¿Cuán filtrada está tu realidad?. ¿Cuán lejos y profundo puedes ver?.

Una vida esclavizada a la realidad, sobre la cual vuelas con miedo a caer, pues no sabes lo que te espera abajo. Y buscas una verdad, pero no la encuentras debido a la diversidad de tus “Dioses”.

Cada día te abres una nueva herida en la mente, en el corazón y en los sentidos, ¿por qué?. Porque aún eres humana, aún sientes el dolor del mundo, tu dolor individual, tu dolor causado por los tiempos, medios, vistas y razones.

Cada día te quemas con tu estúpida humanidad, pero no por eso debes rechazar tu ser, tu esencia. Intérnate en tu “hoy”, en tu presente y enciéndete, vive, experimenta sensaciones y virtudes, salta hasta aquí.

Dices que veinte años no curarán un segundo de tu niñez, te crees miseria.

¿Qué pasará cuando te des cuenta que no puedes más volar?. Chocarás con las paredes doradas que siempre te impidieron ver el sol. Te cubrirás con las manos del dolor que te abrigará. Te arderán los ojos y tus palabras explotarán. Respirarás sensaciones perdidas, sensaciones nuevas, sensaciones desechadas. Palparás tu nueva realidad, tu áspera y punzante nueva realidad. Y al final sentirás lo que significa la apertura a la muerte.

Recuerda que eres humana aún. Recuerda que aún sientes, aún te duele tu interior y tu alrededor. Recuerda que puedes caer. Recuerda que puedes cambiar ciertas cosas. Recuerda que puedes darte vuelta y observar las mentiras que te rodean, que te intentan recoger, intentan abrazarte, absorberte. Recuerda que existes en éste mundo, en éste aún verde mundo llamado “Planeta Tierra”, el mismo al que algún día llamaste “Planeta Vacío”, “Planeta Sueño” y “Planeta Resultado”. Recuerda vivir el hoy, morir el ayer y saltar el mañana. Pregúntate “que placer puedes obtener de una noche”. Pregúntate si alguna vez tuviste una vida. Pregúntame si cada vez que las palomas lloren yo estaré allí.

Búscame en tu vida. Búscame en tus ojos. Búscame en tus sentidos. Búscame en tu dolor. Búscame en tu placer. Búscame en “tu hoy”. Búscame en ti, y no me agradezcas por haberte salvado, agradéceme por haberte despertado.

Paisaje desechable


¿Qué hacemos?. ¿Dónde vivimos?. Vemos pasar nuestro desecho de mundo, vemos morir gente a causa de nuestra inconciencia. ¿Qué hacemos?. Aspiramos nuestra basura, llenamos los pulmones nuestros y de los demás con muerte, egoísmo, frialdad, lujuria, dolor, pobreza, desilusión. Y llegamos al nivel de destruir no solo los pulmones, sino a los sentidos en general, al cuerpo, e incluso al alma.

¿Qué estamos haciendo?. Quemamos a nuestros hermanos en su propia desdicha, nos enceguecemos cuando nos conviene. Pero vale la pena recordar que no hace falta que algo pase por nuestros sentidos para saber lo que significa. Existen cosas que nacemos sabiendo, son innatas en nosotros. Intentamos bloquearnos para aparentar ser fuertes, duros, fríos. Pero llega un momento en el cual todos somos iguales. La muerte no respeta a nadie. Para ella no existe clase social, cultura, físico. Y en algún momento todos sentimos miedo. ¿Que no tienes miedo a la muerte?. Mentira. Nos gusta tanto esta vida que nos resistimos a dejarla, por más que nos digan, o sepamos que del otro lado, más allá de la vida, todo es más precioso, divino. Nos gustan los vicios, la lujuria, todo lo que arrastramos en la vida.

¿Qué hacemos?. No podemos siquiera pretender calzarnos los zapatos de otra persona. Cada uno de nosotros tiene su propio calzado, a cada uno nos luce y nos sienta de manera diferente. No somos iguales, eso lo sabemos; pero a veces lo olvidamos.

¿Qué hacemos?. Cubrimos nuestros pasos con un duro y oscuro mineral, de modo que no podemos dejar huellas, y el caminar por él nos quema los pies. Y se extiende como una oscura serpiente mostrándonos su poderío infernal, mostrándonos quién manda, mostrándonos a veces imágenes inexistentes. Pero estamos equivocados. No caminamos sobre la serpiente. Generalmente corremos por ella y a veces nos estrellamos, o chocamos con otro ser dejando esquemas rojos, unos trazos que son difíciles, casi imposibles de olvidar; y a veces aparecen como luces otras víctimas, nadando en la oscuridad.

¿Qué hacemos?. Destruimos el alma del planeta madre, rompemos sus pulmones, ensuciamos su líquido vital, agujereamos el límite, cavamos al infierno, extraemos su cultura y nos ahogamos en su soledad. Lucramos con su vida, sabiendo que acortamos el límite a la nuestra. No podemos comprar más vida, y existe cosas que no se pueden deshacer, renovar, rehacer. ¿Por qué entonces jugar con ello?

¿Y que estamos haciendo?. Nos enriquecemos con la desdicha de los demás, y a veces con la nuestra. Creamos muerte. Sembramos soledad. Ensamblamos destrucción. Exploramos tierras nuevas para satisfacer el ego megalomaníaco de algunos. Descubrimos nuevas razones para el caos. Alimentamos la codicia. Jugamos con la vida. ¿Y quiénes somos nosotros para hacer todo esto?. Somos seres humanos; y tenemos libre albedrío, tenemos la libertad de hacerlo.

Orgasmo


Silencio en el aire. Un baile que te atrapa en tu destino y te hace sentir sexo. Penetras en la madera del placer como si el orgasmo no terminase nunca. El cansancio no existe.

El sudor te envuelve demostrándote que no es un sueño, y las gotas empapan el oxígeno que respiras.

Tus manos aferrándose a la realidad, con los dedos entre las sábanas empapadas de vida, apretando y apretando.

Tu piel caliente, húmeda y escurridiza se adapta a tus pulmones, que exhalan placer e inhalan tiempo, quedando fracciones de éste último entre los dientes, no pudiéndolas tragar a veces.

Tu cuello, tenso a veces, invitando a la esencia, incitando al crimen, vomitando belleza.

¿Y crees acaso que Dios no está presente en éste momento?. ¿Crees que tu vida pasará de largo éste momento?. ¿Realmente crees que eres tú?. ¿Estás segura que lo sientes?.

Tus piernas buscando el origen del lecho del placer, del aire. Espantando al dolor, atrayendo al presente.

Tu cabello empapado de sudor, cubriendo a veces tu rostro, llegando a tus labios. Absorbes tu humedad y sientes tu ser. Observas la oscuridad del momento.

Tus oídos captan tus hálitos, oyes cada respiro; … inhalación… exhalación… excitación.

Tu espalda, caliente y flexible, uniéndose al ritmo de tus piernas, de tu cuerpo, del placer.

Y sientes que el cielo cae sobre tu sexo una, otra y otra vez, asfixiándote en tu orgasmo.

Romance alfa


Vida. Una brisa que cruza un portal de sapiencia y cordura, pasando de largo y escupiendo a una verdad absoluta. Un fin . Una ciencia. Instinto. Que se yo. Simplicidad que esconde placeres de elocuencia cerrada y absoluta. Relación libertad – poder. Una relación que se expande más allá de lo desconocido y lo interesante.

Palabras en vano. ¿Hace falta explicar el amor?. ¿Sabemos que es?. ¿Importa?. Cuando estamos con esa persona, y deseamos que el tiempo se detenga, y descubrimos nuestra razón para vivir y para morir…

miércoles, 25 de junio de 2008

Caja de sorpresas


¿Qué eres?

¿Una mirada? Esos ojos que todo lo podrían decir si tu se los dejaras, y podrían matar a más de uno con un fuego firme y fuerte, como un león que sabe que es el rey.

¿Una voz? Podría ser. Pero si dijera tu todo y tu algo interno que clama por una libertad que tu le robaste el día en le cual te diste cuenta de que no sabías en realidad quién eras, o qué eras, o cómo eras. Y olvidaste lo que querías.

Una sonrisa reconfortante y carcajada sincera. Tal vez. No lo sé. Una explosión de alegría que da lugar a un olvido momentáneo de pensamientos lejanos, o cercanos, que reflejan una barrera hacia un sentimiento sincero y escurridizo.

Un conjunto de cosas que no se pueden explicar humanamente, pues sobresale a todo lo conocido, acariciando el abismo celestial que nos separa de lo divino. Una teoría improbable que busca un por qué sabiendo que no existe. Una piedra que rebota en el mar matando memorias una y otra vez, como un asesino de muertos que piensa que aún está vivo.

Una luz en una oscuridad aparente, que no sabe lo que hay al final, pero tiene la curiosidad y el miedo de saberlo. Una oscuridad que tan sólo existe en la realidad humana, más no es real. Una realidad que intenta encubrir pasados no plenos, más si completos. Completos de una inseguridad casi posible dentro de la verdad. La verdad que cada uno cree tener. la verdad que nace dentro de sí misma y muere alrededor de todos. La verdad...

Una señal que indica la salida (o entrada) a lo que alguna vez llamamos AMOR. Una señal que nos muestra nuevamente el camino correcto, por más que no nos guste. Una señal que nos muestra una idea original, la idea original que cada uno lleva dentro suyo, por más que no lo acepte. Por más que le resulte difícil creerlo.

Una realidad que sobrepasa los sentidos, llegando al límite de lo leído, de lo explicable, de lo sabido. Llegando al límite de nuestra imaginación, jugando con ella, haciéndola añicos. Una realidad que no lo sería si no lo quisiera, que no lo sería si no existiese una vida esperando por ella, una vida que dependiese de ella, como de la piedad depende el mendigo.

Un simple pensamiento que vuela por encima de los llamados “hombres”, y los observa, cansado y austero, y un simple pensamiento que siente, que vive que sueña.
Una ¿razón? que nos mueve a algo, como si de imanes nos tratásemos, y así nos movemos sin muchas veces saber el por qué o para qué. Y si esa ¿razón? existiese, ¿por qué seguimos rechazándola, si en un supuesto ella no trabaja con la realidad, a la cual también rechazamos?. Al final, ¿aceptamos algo de lo escrito para nosotros?

Miedo. La esclavitud de la mente. La esclavitud del cuerpo. El miedo muchas veces nos mueve hacia lo que no debemos evitar, sin ser conscientes de ello, por supuesto. Más no vale de nada si de superarnos se trata. Lo desconocido, el temor más común, aunque a veces lo conocido es más temido aún. Pero, ¿que es “lo desconocido” para cada uno de nosotros, si es que se puede tomar de manera personal?. ¿Acaso “lo desconocido” para algunos, es “lo conocido” para otros?. Y al final, ¿que es desconocido y que es conocido?.

Fuerza. La energía que nos intenta superar, para mejorarnos. La energía que cree tener la razón acerca nuestro, que cree que conoce lo bueno y lo malo, y nos lo enseña. La razón de ser del cuerpo humano. Más no la realidad de él.

Una prisión de sentimientos, que intentan escapar de uno mismo, pues saben que deben hacerlo, tan sólo porque sí. No hay razón que los maneje, más si existe una realidad para ellos, una realidad escondida en cada uno de los sentidos que despiertan en cada persona cuando encuentran su idea de lo que en realidad desean.

Sabiduría. Sabiduría que intenta explicar algo que superó sus límites, y cree que comprendiendo ese “algo” lo manejará mejor. Una sabiduría que toma como riesgo desafiar a la realidad. Que toma como desafío romperla, adueñarse de ella y reducirla a sus caprichos.

Un placer no ganado pero sí compartido, pues los ojos de aquellos que creen saberlo todo se retuercen en sus ideas al ver lo que no pueden comprender. Un placer exquisito para aquellos que saben dejarse llevar por la realidad o la ¿razón? hasta fuera de lo “normal” escrito para cada uno. Y un placer casi humano, ya que una mirada, unas palabras o unos gestos casi podrían explicarlo en un conjunto.

Un tiempo distorsionado que se detiene por leves instantes a reflexionar si vale la pena seguir a la misma velocidad, o si vale la pena continuar después de todo. Un tiempo que no solo no conoce a la vida, sino que mas bien la pasa de largo, como si no la quisiera conocer en lo absoluto.

Un planeta que se asfixia cada vez más en sus propios hálitos de vida que quizás lo ayuden a superar todos sus problemas, o quizás no.

Una vida que se pasea por las brumas de lo inexistente y lo intocable, y que cada tanto abre sus ojos, observa lo que hace, pero no tiene la suficiente capacidad para entenderlo, y mucho menos para detenerse.

Un péndulo que marca los “si” y los “no” dentro de las reglas establecidas por los “hombres”, sin poder contemplar un pequeño “quizá”, o un ínfimo “tal vez”.

Un futuro que, no inalcanzable tal vez, pero si precipitado algunas veces, precipitado a enseñarnos algo, precipitado a adelantarnos “cosas” que no sabremos como manejar, pero parecería se divierte haciéndolo.

Una canción que nos recuerda “algo”, o tal vez “alguien”, y a veces nos recuerda que tan sólo somos humanos, y como tales debemos aprender a soportarnos a nosotros mismos, debemos saber vivir con nuestros pensamientos, sueños y verdades.

¿Una gota de olvido en un vaso de soledad?. Pues si. También. Pues llenas un vacío tan grande, una depresión inmensa, una realidad dolorosa.

Una hoja de papel con palabras que ni tú puedes descifrar, pues tú les diste vida al pulsar el lápiz sobre la blancura de aquel trozo vegetal. No lo entiendes, no te entiendes (y no sabes si quieres hacerlo realmente).

Un sonido que descubre todo lo que ocurre en una habitación apagada, e interrumpe acciones dejándolas incompletas y confusas.

Un orgullo que se rompe con cáscaras de piel al rozarte, al oprimirte, al escucharte.

Un “érase una vez”, un cuento de hadas que nunca acaba, pues nunca empieza de una manera correcta, ya que “la manera correcta” no existe.

Y tal vez sólo magia. Una magia que observamos atónitos, incrédulos, pero que nos mueve a aplaudir, a elogiar,... y a creer.

Música


Sentimientos que corren por venas subterráneas y suben hasta el placer de vivir. Esos sentimientos que nacen en un arte divino y creen que pueden morir, ser matados. Nadie, nada puede matar el arte, nada puede destruir los sentimientos, solo se pueden cambiar. Metamorfosis. Amor – Odio. Sentimientos humanos, pero cercanos al ser. Vivencias que recorren lejanos parajes, tan lejanos que debemos estirar el pensamiento más allá del alma para verlos y gozarlos.

Te desangras por conocer la esencia. Te desangras por saber tu “yo”. ¿Por qué lo haces?. ¿Sabes por que?. Porque tiendes a eso. Lo quieres. Pero para eso tienes que ser tú mismo. Abandonar tu humanismo, tu visión simple y compleja de las cosas, la manía de tratar de explicarlo todo. ¿Para que tratar de explicarte cosas que sabes?. ¿Para que buscar significados que conoces?. Deja de buscarte en los demás, deja de ser lo que otros quieren que seas, deja de ser lo que tu humanidad quiere. Sé esencia.

No intentes cambiar o controlar hechos. Ni siquiera trates de adivinar hechos. Los hechos son humanos, y cada humanidad es distinta, por lo tanto también los hechos. Y los hechos no los haces tú. No los creas tú. Es un conjunto de humanidades. Por eso la esencia te permite observar como se suceden esos hechos, sin la autorización de cambiarlos.

Vive. Sueña. Siente. Llora. Grita. Haz lo que tu ser diga. Lo que “tú” digas. La normalidad es para los hombres, no para la esencia. Las leyes, la moral, las normas son para la humanidad, no para el Ser.

¿A veces sientes que algo te mueve a llorar?. ¿Sientes que “eso” te hace gritar?. Sabes que puedes morir en cualquier instante, mas “eso” no. “Eso” es sentimiento, “eso” es vida, “eso” es música.

Cuenta a cero


¿Que es un ayer?
¿Cuenta un hoy?
¿Existe un mañana?

Sabiendo lo que se es, contando una realidad que no existe, sintiendo lo que es vivir, realizándose con cada minuto de aliento y brisas, un hombre cree que es un ser, así como una ciencia lo cree saber todo, y una religión cree poder explicar y contradecir todo lo dicho.

Existe una sangre por la cual nadie se atreve a caminar, por temor a morir, un temor basado en creencias y raíces, que no hace más que alejarnos del fin, y acrecentar la “virtud” de la lujuria y la cobardía.

¿Acaso el pensar no nos hace más humanos? Una humanidad que no hace más que lamentar cosas sin explicación correcta, sin diversificaciones divinas. Cada vez que el pensamiento trata de actuar, retrae los sentimientos, estrujan el corazón de la esencia, y nos tiran al suelo nuevamente, y mordemos el polvo de nuestro miedo otra vez.

El sentimiento, una virtud esplendorosa, quizá la mejor, pues es a la vez humana y divina. No existe ser capaz de no sentir. No existe ser capaz de contrarrestar un efecto tan claro y conciso. ¿Y donde se encuentra?. En placeres escondidos y vistas alejadas tan solo por el pudor.

Revisando el armario de sueños encontramos deseos ocultos y sencilleces sabias. Sabiduría. ¿Por qué? El sueño no revela la visión humana, no nos muestra una verdad, nos muestra nuestro ser esencial, nuestra simple y absoluta levedad. ¿Levedad? Nadie supera lo divino, y todo lo demás podría ser considerado leve. ¿Acaso no se puede observar la gracia de un insecto? ¿Acaso podemos explicar el amor? ¿Podríamos siquiera saber en realidad que o quién somos?

Vive, sueña y siente. No existe nada más hermoso y puro. ¿Mañana? No. Es una naturaleza demasiado humana para ser tomada en serio. Lo mismo que un ayer no hace más que mostrar y esconder deseos o libertades perdidas. Un encuentro con un hoy presente. La esencia de la realidad. La causa que se busca en secuencias desaparecidas en la mente y el pensamiento.

Caminos difusos que nunca nos llevarán a sentir, nunca nos dejarán ser un ser, ese es el ayer. Un llanto que no nos supera, no nos calma en la lujuria de una relación. Un sexo sin placer, una imaginación sin frutos. Y se queda. Si que se queda. Nos hace compañía siempre, nos mueve a llorar, y a creer que es un llanto de corazón. No, el corazón no llora ayer. No llora pensamiento, no llora ciencia; llora sentimientos, llora pasión, llora alegrías, llora un hoy.

Agonía, desesperación, mentiras que nos hacen creer que no somos nadie, que no somos nada; ese es el mañana. Nos pega en el punto de vida, nos traiciona, nos mata en su relación con la mente. Se acuesta con nuestras memorias y da frutos encarnados en la mentira. Sucias mentiras que nos duelen, si les damos un aliento de razón. ¿Vives mañana? ¿Sientes mañana? ¿Amas mañana? No. El orgasmo de la vida, el sentimiento y el amor es hoy.

Es necesario dar una mano a la vida, al corazón, de modo a poder ser “algo”, algo vivo. Recriminar la relación ayer-pensamiento-mañana, eliminarla. Buscar la olla de oro al final del arcoiris no lleva a nada útil, más si incursiona en los sueños, nos hace ver unos sentimientos increíbles, unos sentimientos inexplicables, inmortales.

¿Acaso cuando se ama no se encuentra una razón para vivir y para morir? ¿No nos muestra que dependemos de alguien, dependemos de algo? La soledad. Una oscuridad en el sentimiento que no es tan fácil de cubrir, no es fácil de ocultar. Sombras en el corazón que lo destruyen. Un vicio que destruye el sueño, nos despierta.

¿Y que si no existe el tiempo? ¿Y que si no existe la realidad? ¿Y que si no existe la razón?. Los sueños, esencias, seres, sentimientos, Vida, ¿existirían?. Una cuenta al final, una cuenta al despertar, una cuenta a cero, un sorteo de vidas en el cual nadie gana y nadie pierde, pero todos quieren participar. ¿Por qué?

Just some background music

Powered by eSnips.com